Manténgase enfocado y cambie algunas actitudes monetarias durante la inflación

image

La inflación disminuye el poder adquisitivo al hacer subir los precios. Tienes que modificar tus presupuestos y reconsiderar tus finanzas durante tiempos de alta inflación. Los inversionistas y ahorradores deben también revisar sus planes. Las tasas de interés más altas caen en cascada hacia los productos de consumo. 

Pero dado que las tasas de interés más altas también se aplicarían a las cuentas de depósito, los bancos podrían comenzar a ofrecer mejores tasas de interés en certificados de depósito, cuentas de ahorro y cuentas corrientes. 

Aquí hay algunas ideas para mantenerte enfocado en tus finanzas y cambiar algunas actitudes de dinero durante la inflación.

Evalúa tus finanzas 

En estos días, es común encontrarte con poco dinero. Según una encuesta reciente del New York Times/Momentive, el 40 por ciento de los adultos afirma que la situación financiera de su familia ha empeorado desde el estallido de la guerra de Rusia-Ucrania. Si la crisis se prolonga, tendrás que modificar tus planes financieros y ajustar tanto tu límite de gastos como tu cartera de inversiones.

Conoce tu posición financiera

Calcular tu tasa de inflación puede ayudarte a determinar cuál es tu posición con respecto a la inflación antes de comenzar a cambiar tu presupuesto. Por ejemplo, si no comes mucho, seguramente has tenido que privarte de comprar los productos que han tenido mayores subidas de precio. Si pides comida para llevar con frecuencia o sales a comer, estás pagando más por cada comida que hace un año.

Ordena tus gastos de acuerdo con tu presupuesto

Resta tus gastos mensuales actuales de tus gastos mensuales del año pasado para determinar cuál es tu tasa de inflación. Divide esa diferencia entre los gastos del año anterior. Tu tasa de inflación debería ser del 19% si tu gasto mensual actual es de $24,000.00 y era de $20,000.00 hace un año. tu tasa de inflación podría indicarte que debes hacer algunos recortes.

Reduce costos innecesarios

Todo producto financiero tiene costos, desde cuentas bancarias hasta tarjetas de débito y tarjetas de crédito. Aunque no se pueden evitar algunas tarifas, puedes reducir sus gastos en otras. Por ejemplo, las tarjetas de crédito pueden tener muchos costos, como cargos por sobregiro, cargos por pago devuelto y cargos por pagos atrasados. 

Verifica la letra pequeña en tu contrato de usuario, y entérate de cuánto te está cargando tu tarjeta y las fechas de vencimiento de tus facturas para evitar estos cargos.

Recuerda que si cancelas tus tarjetas de crédito, tu puntaje de crédito puede disminuir. 

Pero si usas con frecuencia una tarjeta de débito vinculada a tu cuenta corriente, es posible que te cobren algunos cargos. Considera transferir a un banco en línea o cooperativa de crédito si tu cuenta de cheques te cobra constantemente tarifas elevadas. Algunos bancos incluso cobrarán tarifas de saldo mínimo mensual en las cuentas corrientes, lo que significa que serás penalizado si la cuenta no tiene un cierto nivel mínimo de saldo.

 Mantén tus ahorros

Es posible que te sientas tentado a reducir tus ahorros durante los períodos de inflación sustancial. Sin embargo, hacerlo puede resultar en la pérdida de dinero. Para detener la inflación, las tasas de interés podrían subir hasta seis veces este año.

Aunque es posible que las tasas de interés de las cuentas de ahorro no aumenten instantáneamente, los bancos eventualmente se sentirán obligados a hacerlo. Si comienzas a ahorrar ahora, tendrás más dinero para aprovechar la capitalización cuando suban las tasas de interés. 

Es vital que evalúes tus objetivos de ahorro ahora si ya has realizado aportes. ¿Puedes ampliar tus objetivos de ahorro unos meses si el aumento de los precios te deja menos dinero para gastar cada mes? Recuerda que todo viaje financiero es una maratón, no una carrera de velocidad; ahora es el momento de acelerar el ritmo.

Maneja tu deuda sabiamente

Debido a la inflación, muchos clientes enfrentan dificultades financieras por el aumento de los precios de los bienes esenciales. Uno de cada ocho mexicanos tiene tarjeta de crédito, aunque no todos saben cómo utilizarla. Por lo tanto, para mantener la cordura financiera, debes administrar tu deuda. 

Puedes considerar planes de gestión de deudas que podrían ayudarte a evitar pagar miles de dólares en intereses a las tarjetas de crédito. Estos planes de reducción de la deuda no aplican para los préstamos escolares o hipotecas; estos planes abordan solo deudas no garantizadas como tarjetas de crédito y saldos de préstamos personales.  

Busca asesoría. No todas las tarjetas de crédito califican para alternativas como esta.Y antes de firmar nada o comprometer tus recursos o tu información, asegúrate de estar tratando con una organización legal y que trabaje dentro de las reglas y la supervisión del sistema financiero tradicional.

Existe también opciones como la consolidación de deudas, la liquidación, la transferencia de saldo, etc. Para consolidar sus tarjetas de crédito con tasas de interés elevadas, muchas personas solicitan un préstamo con una tasa más favorable.

Las tasas de interés dependen de tu puntaje de crédito. 

Debes inscribirte en un programa de liquidación en el que tu deuda se reduzca a través de la negociación. Pero si suspendes los pagos con la esperanza de que se pueda llegar a un acuerdo, tu crédito podría verse afectado. 

Piensa en el futuro (es decir, la jubilación)

A las tasas de inflación históricas, todo lo que compre hoy costará 2,7 veces más en 30 años. Debes invertir en un recurso que pueda soportar este grado de inflación si deseas mantener tu poder adquisitivo. Históricamente, las acciones de corporaciones bien administradas y generadoras de dividendos han superado la inflación en un 2 a 4%. Las aseguradoras en la actualidad están lanzando productos que protegen tus ahorros y aún así garantizan un porcentaje de beneficio. 

Considera ingresos tanto activos como pasivos

Tener activos que te ayuden a protegerte contra la inflación, como metales preciosos (oro y plata) siempre es una buena idea. Dentro de lo posible, trata de incrementar tus activos y reducir tus pasivos más rápido que la tasa de inflación. Calcula que la tasa de inflación real muy probablemente terminará por encima del 10% durante este año, por lo que para mantenerte al día y asegurar tu capital, necesitarás al menos esa cantidad de dinero cada año.

Mantén tus inversiones

Los inversionistas se están sintiendo incómodos debido al aumento de tasas de interés para controlar la inflación. Por lo tanto, es posible que tengas la tentación de cambiar tu cartera de inversiones durante la volatilidad, pero no deberías hacerlo. Mantener el cumplimiento de tu plan a largo plazo sigue siendo una norma básica de inversión. 

En estos tiempos inciertos, probablemente desees mantener tus inversiones en acciones, particularmente tus ahorros para la jubilación.

Aunque los préstamos rápidos son posibles si necesitas dinero de inmediato, pedir dinero prestado ahora significa que se perderá el interés compuesto para el futuro.

Mi conclusión

El gobierno controlará la inflación a nivel macroeconómico y ajustará la tasa de interés según sea necesario. Otros aspectos que influyen en la inflación actual, como las dificultades en las cadenas de suministro internacionales que pueden liberar inventarios y reducir los costos de producción también podrían moderar la inflación en el próximo año. 

Pero ya sea que la inflación aumente o disminuya, siempre debes concentrarte en mejorar tus finanzas para maximizar tus ahorros y hacer viable un mejor futuro financiero.