8 consejos para bajar el gasto

Los precios han subido y todos queremos gastar menos, pero no hemos analizado cómo. Regálate un par de horas y aplica estos tips para saber en qué se te va el dinero y tomar control.

Photo by Towfiqu barbhuiya on Unsplash

La verdad es que bajar el gasto no es fácil si no sabes exactamente en qué gastas. Por eso, estas 8 recomendaciones se enfocan en primero conocer muy bien tus hábitos de consumo en diferentes periodos de tiempo: semanal, mensual, anual. También en revisar los diferentes tipos de gastos que existen -fijos, variables, extraordinarios, prescindibles-. Porque conforme conozcas muy bien tus patrones, verás que es mucho más sencillo encontrar en qué no gastar y así verás que, poco a poco, el dinero que sale de tu cartera será menos.

Estos no son los únicos tips, existen muchos, así que te invitamos a que nos compartas los que te han funcionado para que hagamos un listado más amplio entre todos.

  1. Conoce tus gastos. Si no sabes en qué gastas no sabrás cómo bajar tu gasto. Así que lo primero es hacer una lista de todo lo que sale de tu bolsillo, te puedes tardar varios días en hacer esta lista de egresos porque habrá cosas que ni te cuestionas, como quizá, alguna propina que das cada semana o algún gasto que se convierte en hormiga.
  2. Dales prioridad. De una persona a otra puede cambiar la prioridad de cualquier gasto, por eso es importante que analices los tuyos y decidas cuáles son más importantes que otros.
  3. Controla el gasto hormiga. Un gasto hormiga es el que no contabilizas, pero que a la larga representa una buena cantidad de dinero. En México se calcula que el gasto hormiga es de hasta 15,000 pesos al año, según datos de Condusef. De nuevo, conocer tus gastos es esencial para evitar tener control sobre los gastos hormiga y decidir cuáles sí y cuáles no hacer.
  4. Planea hacia adelante. Tener un presupuesto no funciona si no incluye las vacaciones, por ejemplo. Cuando no planeas gastos a lo largo del año tampoco sabrás qué recortar hoy porque seguirán saliendo gastos no contemplados. Ya sabes que el 10 de mayo regalas algo, contémplalo. Lo mismo con el fin de año o los cumpleaños de personas a tu alrededor.
  5. Detalla la semana. Conoce muy bien qué harás cada semana para saber cómo ajustar tus gastos. ¿Cuándo vas a comer en casa?, ¿cuántos lo harán?, ¿cómo organizarás las compras?, ¿qué gasto viene que no es constante? Un ejemplo de uno no semanal es el gas. Conforme más planeación tengas, más oportunidades encontrarás para dejar un gasto a un lado.
  6. Divide lo fijo de lo variable. Todos son importantes, y cada uno debes conocerlos. El fijo es el que ocurre cada mes y el variable el que ocurre una o más veces al año.
    Los fijos los puedes dividir en los de primera necesidad o necesarios. Los de primera necesidad son el pago de la renta o la hipoteca, el de la luz y la comida. De estos muchos puedes domiciliarlos, como la luz, para que no tengas líos de que se te olvida un pago y te cobren recargos. Los necesarios pueden ser muy importantes, como ropa y calzado, pero son compras que a veces pueden posponerse.
    Hay otros tipos de gastos como los extraordinarios, que deberías poder enfrentar con tu fondo de emergencia (ya escribimos de eso aquí) y los prescindibles, que en situaciones en las que debes apretarte el cinturón vas a tener que dejar a un lado.
    Recortar gastos no es fácil, pero si los divides, y les das la prioridad que tienen para ti, será más fácil decidir en qué no gastar ahorita.
  7. Ahorra siempre. Ya mencionamos que una manera de evitar deudas o líos es tener un fondo de emergencia, y para eso y más es que debes ahorrar siempre. Hay una fórmula que llaman 57/30/20 y que quiere decir que dividas así tu dinero: 50% a los gastos fijos, 30% a los prescindibles y 20% al ahorro. Lo más importante de esta fórmula es el 20% que se va al ahorro porque es lo que te permitirá disfrutar más, enfrentar cualquier cosa y vivir con más tranquilidad. Tambien, después de leer los consejos que te hemos dado, te habrás dado cuenta que mucho dependerá de ti y de lo que es importante para ti. De nuevo, este 20% de ahorro se irá a lo que tú más quieres.
  8. Atiende tu deuda. Endeudarse no es malo, hacerlo cuando no puedes pagar, sí lo es. Controla tu deuda y no dejes que esta rebase una tercera parte de tus ingresos mensuales, o si es viable, que sea solo 20% de lo que ingresas al mes. Más de eso puede meter en líos a cualquiera. Si ya sientes que las deudas te aprietan, recuerda que Uellbee puede ayudarte a establecer una ruta y pagar menos.

8 consejos para bajar el gasto was originally published in Uellbee on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.